1917

Vox Fatum tracks

Lyrics


1. LEGADO SOMBRIO

Existencia lúgubre de estupidez piadosa,
insensible frente a toda culpa y toda falla,
su secreto late en cicatrices de batallas,
Y en verdades que infinitas páginas demoran.

Cruel maquinaria vieja y demente,
de engranajes de barro
rugiendo sobre los huesos crujientes
De los sacrificados,
Proclamando amenazas y axiomas
Cambia fe por espanto
Diseñando a su gusto la historia
Cambia horror por encanto.

Existencia pérfida de estupidez suicida
Con esa insolvencia de su ética bastarda
le llama justicia a la violencia en la venganza
y llama violencia a los clamores de justicia.

Su mecanismo de intriga insana
Vuelve a ser ensayado,
Ansia al caníbal vestida de gala
conmoviendo hasta el llanto.
A la luz del instante del juicio
Se descubre lo humano
Que se esconde tras los artificios
De su eterno teatro.




2. CONTAEMPLACIONES

Bajo un brillo de esplendor cimentado en la crueldad
No ha e ser coyuntural lo profuso del dolor.
Ciego adrede ante el error, sedentario en lo mental,
De elegir se elige el mal; en teoria, el mal menor.

Sin mirar atras jamas, y con gran constancia,
Palmo a palmo se emponzoña el brío con desgracias.
El respeto obligado degenera en miedos
Que, por todo rol, deben ser germen de ignorancia.

Con el sello de una edad donde nada es lo peor,
So tolera sin horror ver cualquier atrocidad.
Frente a la diversidad, entre dudas y ambicion,
Por "divina inspiracion" nace un odio elemental.

Dignos exponentes del espiritu de un tiempo
Que prospera cruel manipulando sus preceptos.

Es un concepto mudo pero omnipresente
El que nada se puede, en defensa de nada.
Con apatía es que se enclaustra el presente,
Y con veneno es que se escribe el mañana.

Viejo equilibrio....
Se necesita aplastar para honrar el martirio...

Sin ingenio y con tesón, abrazar lo espiritual;
Solo un manto ornamental, misticismo hecho razon.
Y al capricho de algun dios se atribuyen sin pesar
Arrebatos de piedad, como de brutal rencor.




3. TROFEOS DE HONOR

Horda pomposa de hirviente avidez,
cepa senil de obstinada altivez,
Echada al viento del mito y su azar
para arrancar lo que alcance a morder.

Bebiendo anhelos hasta la embriaguez
prueban su temple y sus cargos de fe.
Tanto valor como poca moral...
Tantos los sueños como la escasez.

Fuego y azote, flor de sus huestes,
causa bendita de acero y peste.
Tanta es la sangre, que en su torrente
navegan fiero hacia sus suertes.

Infausta vision
que los hace amar
la gloria brutal
de la usurpación.

Dagas que al odiar
la paz y el sopor,
buscan depredar
trofeos de honor.

Estando famélicos de todo bien
desengaño es más hondo y más cruel.
Agusanada la magra virtud,
sólo les queda hacerse temer.

Fuego y azote,
flor de sus huestes,
causa bendita
de acero y peste.




4. LA INIQUIDAD PENITENTE (PART. I)

Huele su soledad, y la deleita ese dolor.
Grita a la inmensidad con el rugido del raton.
Medita anclada al borde del abismo
Que eligio para el propio terror.

Todas sus lagrimas son hiel...
Frigida en la piedad, vive el orgasmo de ser cruel.
Ojos ansiosos fijos en el cielo,
Mientras mil alimañas van devorando sus pies.

Ecos que devuelven ecos
De la grandeza que no pudo ser.
Ecos de falsos recuerdos,
Nada mas tiene de su propio ayer.

Retórica maniática y fastuosa,
Colmando hasta el vómito su boca,
Que arroja infamia en tierra fertil
Y siembra verdad sobre la roca.

Lame la adversidad, y la deleita ese sabor.
Pide a la eternidad las luces de la redención.
Vive empalada como un esperpento
En la perfidia que ella afiló.

Todas sus lagrimas son hiel...
Frigida en la piedad, vive el orgasmo de ser cruel.
Ojos ansiosos fijos en el cielo,
Mientras mil alimañas van devorando sus pies.

Ecos que devuelven ecos
De la grandeza que no pudo ser
Ecos de falsos recuerdos,
Nada mas tiene de su propio ayer.




5. LA INIQUIDAD PENITENTE (PART. II)

Prodiga en absurdos, deformada por la usura,
Derruida y necia, y sobrevive aun.
No ha podido el tiempo blanquear de una vez sus huesos,
Y es un cuchillo, pudiendo ser cración...
Y es como un faro magnífico y traidor...
Trágica y bella su buena estrella la hizo vivir.

Henchida de culpas, corroida por sus odios,
Tan acorralada, y sobrevive aun.
Viejos aforismos que no le han dejado nada,
Y es un cadalso, pudiendo ser virtud...
Y es como el marmol que cubre al ataud...




6. SOBREVIVIR PARA EL DOLOR

Cuando la necesidad cobra forma y grita,
Se echa a andar la compasión de los indiferentes
Que, por complacer al buen tutor que los somete,
Miserables dadivas daran ante su vista.

Adornarse de virtudes baratas
Traquiliza al temeroso y su conciencia;
Siente que borra sus manchas.

Bofetadas de ralidad desnuda
Sobre el rostro saludable del sistema;
Su ley maquilla las marcas.

Dominación... Imposición...
Humillación... Resignación...
Sobrevivir para el dolor.

Cuando la necesidad queda al descubierto,
Cuando surgen a la luz sus ojos derrotados,
Se celebra la piedad vacia del descaro
Y la habilidad de loar ajenos sufrimientos.

Retorciendo incluso lo mas claro
Se argumentan los designios de las plagas;
Nada es culpa de nadie.

Heredada la esencia del atraso,
Se hace tradición querida y sagrada,
Cuna de amados pesares.

Dominación... Imposición...
Humillación... Resignación...
Sobrevivir para el dolor.




7. CORONA DE ENGANOS

Con la jactancia del mísero gusano
Vitorea como el que más sus propios logros,
Siempre evocando supuestas epopeyas
De igualmente supuestas fe y arrojo

Siente que su antojo es ley, siente que es la ley,
La fragua de la moral, y el fin del poder.
Piensa que lo que ocultó no se ha de saber:
Que a los reyes combatió, para hacerse rey.

Observa en derredor con su mirada recia,
y lo encandilan nada mas las apariencias;
Y ve lealtades que comprende como triunfos,
Mas son lealtades con hedor a dependencia.

Estando escrito el guion de su comedia,
Se abandona en el regazo de la calma.
Lo que se dice mil veces se hace cierto,
Y asi su mito precisa menos armas.

Lo que no ha de comprender, ha de destuir.
Lo que nunca alcanza a ver, lo puede intuir.
Nunca tuvo la razon que suele blandir,
Sólo olfato de animal para subsistir.




8. SUBTERFUGIOS

Fútil torrente de intensas palabras,
Huerfanas todas de todo valor;
Solo ostentaciones, agiles alardes,
La fachada deslumbrante de la expurgación.

Culto a los paradigmas...
Culto a las paradojas...
La carne, la mente y su voz,
Rehenes de la desazón.

Merodean con celo certeras vaguedades
Como vuela el buitre en torno a la carroña,
Y al final aplacan su hambre.

Prédicas de muerte gentiles y brillantes
Que, como jardines de estacas afiladas,
Toman color con la sangre.

La razón para dar luz y armonía,
Látigo para imponer la razón.
Finales abiertos que no son finales,
Sino decorosas formas para la omisión.

Culto a los paradigmas...
Culto a las paradojas...
La carne, la mente y su voz,
Rehenes de la desazón.




9. EL CREPUSCULO DE LOS HOMBRES

Crepusculo frío va envolviendo sin prisa y sin pausa
A un mundo abatido y complaciente que sabe aletargado.
Susurros que narran con elocuencia la historia del futuro,
Y el coro enfermizo de los profetas que auguran el pasado.

Sumision ardiente por el hecho de ser fiel...
Reflexion absurda al calor de la idiotez...
Habito y desidia de narcotica quietud...
Clavos de ataud.

Los castigados piden por más;
en sus miserias hallan la paz.
Nuevos senderos que desdeñar,
viejas bajezas que enarbolar.

La eterna ironia danza a sus anchas, sin sitio ni momento...
El ocio traiciona trocando por vicios cualquier conocimiento...

Sumision ardiente por el hecho de ser fiel...
Reflexion absurda al calor de la idiotez...
Habito y desidia de narcotica quietud...
Clavos de ataud.